• Autor Zoro Roronoa
  • Fecha de inicio
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.
Biografía de Morgana

Zoro Roronoa

Usuario Destacado
Usuario Destacado
Zoro Roronoa
Registrado
28/11/18
Mensajes
349
Me Gusta
652
Ubicación
Buenos Aires
#1
proxy.php?image=https%3A%2F%2Fscontent.faep10-1.fna.fbcdn.net%2Fv%2Ft1.0-9%2F52486678_2076157809142814_3706714169819529216_o.png%3F_nc_cat%3D110%26_nc_ht%3Dscontent.faep10-1.fna%26oh%3D29d185deda2bf162c4ecde7a5e8d1fb8%26oe%3D5CECD908&hash=a135c7cb8afa77e677eb6b0c8f90575f


Por razones del destino o por azar, Morgana y su hermana nacieron en un mundo azotado por el conflicto. Las catastróficas Guerras Rúnicas habían arrasado con la mayor parte de Valoran y de Shurima; parecían estar empeñadas en sepultar incluso las cimas del Targón. Los padres de Morgana, Mihira y Kilam, conocían las leyendas que aseveraban que la gran montaña otorgaba poderes divinos. Si querían salvar a su tribu, el único camino que vislumbraban como opción era emprender el viaje largo y peligroso.

A pesar de enterarse de que Mihira estaba embarazada, era demasiado tarde para volver. Finalmente, en el sitio donde Runaterra toca las estrellas, Kilam observó, con asombro y miedo, cómo Mihira fue elegida para encarnar el Aspecto de la Justicia.

La pareja volvió no solo con la salvación que buscaban, sino también con una pareja de hijas gemelas: Morgana y Kayle. No obstante, el poder celestial que reclamó a Mihira comenzó a opacar su personalidad mortal y sus afectos. Para responder el llamado de la batalla, solía dejar a las niñas bajo el cuidado de su padre.

La incertidumbre carcomió a Kilam durante varios meses. Las guerras continuaban propagándose a lo largo de incontables frentes, mientras que su amada esposa se desvanecía. Temiendo por la seguridad de sus hijas, esperó a que Mihira se fuera nuevamente y huyó del Monte Targón con las gemelas.

A pesar de que el lugar de destino aún no tenía nombre, sería conocido como un refugio frente a la magia y la persecución: el reino de Demacia.

Allí, las gemelas desarrollaron personalidades tan diferentes como el día y la noche. Mientras Kayle estudiaba las incipientes leyes del asentamiento, Morgana, con su cabellera oscura, se abrumaba por la desconfianza de los demás hacia los recién llegados. Tras haber experimentado lo que significaba ser una refugiada, ella merodeaba por los prados silvestres para hablar con magos rebeldes y otros marginados por los peligros que podían traer. En casa, Morgana sentía el sufrimiento de su padre por haber abandonado a Mihira, por lo que el rencor hacia su madre creció en su interior.

Con el tiempo, su miedo de que ella y Kayle pudieran llevar consigo el legado del Aspecto se confirmó cuando una gran espada envuelta en sombras y fuego estelar cayó de los cielos. Al caer, perforó la tierra y se partió en dos; unas alas emplumadas brotaron de los hombros de las niñas. Su padre lloró al ver cómo cada una tomaba la mitad del arma, e incluso se apartó cuando Morgana intentó consolarlo.

Mientras Kayle aceptaba su nuevo llamado y reunía una orden de justicieros para ejecutar las leyes, Morgana se lamentaba por sus dones. Hasta aquella noche en la que su asentamiento fue saqueado. Mientras la pelea se propagaba, Kilam se encontró acorralado. En ese momento, Morgana se apresuró a protegerlo y redujo a sus atacantes a cenizas. Juntas, las hermanas salvaron incontables vidas y fueron aclamadas como las Protectoras Aladas de Demacia.

No obstante, con el tiempo, Kayle radicalizó su ideología, mientras que Morgana se vio abogando cada vez más por quienes querían compensar sus delitos. Se logró un acuerdo entre las hermanas y sus seguidores mortales, aunque fue poco fructífero y no duró. El discípulo más ferviente de Kayle, Ronas, decidió arrestar a Morgana. En un intento por proteger a sus seguidores penitentes, ella lo encadenó con llamas oscuras hasta que cayó al suelo, muerto.

El fuego divino alumbró la ciudad desde arriba, al tiempo que Kayle juraba llevar ante la justicia al asesino de Ronas. Fue entonces cuando Morgana enfrentó a su hermana en los cielos.

Blandiendo sus espadas, cada una igualaba los ataques de la otra con arcos de luz cegadora y una oscuridad ardiente que derribaron las construcciones que estaban debajo de ellas. Parecía que una de ellas ganaría, pero, al oír la voz angustiosa de su padre, Morgana flaqueó. Kilam yacía entre los escombros, herido de muerte. Gritando de dolor, Morgana arrojó la mitad de la espada de su madre hacia Kayle, y se lanzó hacia la tierra como un meteorito.

Acunó a su padre en sus brazos, maldiciendo su herencia como responsable de la destrucción a su alrededor. Pasmada, Kayle aterrizó. Morgana le preguntó si la aniquilación de los retorcidos mortales incluía a Kilam, cuyo crimen había sido apartarlas de su madre. Kayle permaneció en silencio, pero voló hacia los cielos sin mirar atrás.

Las alas de Morgana se convirtieron en un recordatorio inescapable de su dolor. Trató de arrancarlas de su carne, pero no encontró una espada lo suficientemente poderosa para hacerlo. En cambio, decidió atarlas con cadenas de acero, para así caminar en el mundo de los mortales.

A lo largo de los siglos, su historia se convirtió en un mito y el nombre de Morgana fue inmortalizado. Hasta el día de hoy, los habitantes de Demacia veneran a la ''Protectora Alada'', recordando la gloria de una sola hermana, mientras que los arrebatos oscuros y la creencia de la redención personal de Morgana pasaron a formar parte de los misterios de ''La Dama del Velo''.

Aun así, se niega a abandonar a quienes recurren a ella en busca de ayuda. Amargada y traicionada, aguarda su momento en las sombras del reino, con la certeza de que algún día la luz de Kayle regresará a Runaterra y todos enfrentarán su sentencia.

Conforme la magia vuelve a ascender, Morgana presiente que ese amanecer está casi sobre ellos.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.