Estado
Cerrado para nuevas respuestas.
Una niña con una traqueotomía, la cruel pantalla narco

riki!

Moderador
STAFF
riki!
mrj11
mrj11
Staff
Registrado
28/11/18
Mensajes
347
Me Gusta
262
Ubicación
Cordoba
#1
proxy.php?image=https%3A%2F%2Fcdn.lavoz.com.ar%2Fsites%2Fdefault%2Ffiles%2Fstyles%2Fwidth_1072%2Fpublic%2Fnota_periodistica%2FDATA_ART_2915177.JPG&hash=8e79ab8dc8701aa09f0b8acdc6ab41a9

Cargamento. La camioneta llevaba 119 kilos de marihuana repartidos en "ladrillos".

Una nieta con un grave problema de salud como “pantalla”, como cruel coartada para intentar evitar los controles ruteros.

El narcotráfico en el país no deja de escribir páginas insólitas, casos llamativos que permiten asomarme a un costado de este fenomenal negocio ilegal que muchas veces se nutre de los desesperados. Y que también terminan por generar indignación.

¿Qué llevó a una pareja adulta a sentar a su nieta de sólo 1 año y medio en el asiento trasero de una camioneta cargado con 118 paquetes de marihuana?

Hace un año, el martes 3 de octubre a las 22, los efectivos de la delegación San Francisco de Gendarmería Nacional cantaron bingo cuando interceptaron una camioneta Toyota RAV gris. El operativo se produjo en el kilómetro 34 de la ruta nacional 158, a unos 300 metros del ingreso a la localidad de Colonia Prosperidad, ubicada a 208 kilómetros de la ciudad de Córdoba, y a sólo 39 kilómetros de San Francisco, en el departamento San Justo.

“Cuando el personal realizó la inspección de la camioneta, se encontró con diferentes indicios que podrían disimular la carga que transportaba. Tenían modificaciones en los elementos de seguridad y la parte trasera poseía nuevas soldaduras y muchos detalles de masillas”, dejó asentado en aquel momento quien era juez federal de San Francisco, Mario Garzón, hoy jubilado.

En total, los gendarmes hallaron aquella noche 119 kilos de marihuana compactados en panes de aproximadamente un kilo cada uno.

La pareja había respondido, antes de que el vehículo comenzó a ser desarmado, que viajaba a la ciudad de Córdoba desde Posadas, Misiones, porque tenía un turno médico para la atención de la nieta, quien presentaba un delicado problema de salud.

Pretendían que los gendarmes no los demoraran al controlar el vehículo. Ya habían tenido éxito kilómetros más atrás.

En efecto, la traqueotomía no era ninguna falacia. La pequeña presentaba una cánula en la garganta, ya que sufría de una fisura en el paladar.

A los investigadores no les dejó de llamar la atención la precariedad sanitaria con la que viajaban, teniendo en cuenta los cuidados que se necesitan para estos procedimientos médicos.

Los “narcoabuelos”, tal como fueron bautizados por la prensa de Misiones, fueron identificados como Marcos B. e Hilda A., ambos de 45 años al momento de la detención. Sus filiaciones completas se resguardan para intentar no identificar a la nieta, la víctima de toda esta situación.

En realidad, ella era la abuela materna. Él era la expareja de la mamá de la niña, quien seguía en contacto con la familia pero por otros “trámites”, según se descubriría esa misma noche.

Quienes intervinieron en aquel operativo recuerdan lo traumático de la situación. Mientras la niña fue llevada de manera veloz para ser controlada en el hospital Iturraspe, de San Francisco, a la par de la causa penal en el fuero federal contra su abuela y contra su expadrastro, se abrió otro expediente para intentar ponerla a resguardo.

Para que quede claro: una niña de sólo 1 año y medio, en pañales, con pocos recursos para poder comunicarse de manera clara, quedó en el medio de la noche en el centro de un operativo por narcotráfico en el que las dos únicas personas a las que ella podía reconocer en ese momento acababan de ser detenidas.

Todo en una ruta ubicada a casi mil kilómetros de su casa.

Por eso, aquella noche hubo contemplaciones: se decidió que su abuela, quien tiene antecedentes por narcotráfico (una causa abierta que aún no fue juzgada), se quedara junto con ella en el hospital hasta que al día siguiente la niña fuera trasladada en una ambulancia hacia Posadas.

Lo penal y lo social, todo en el mismo lavarropas narco.

“A pasear”

Hasta hoy, se sospecha que la abuela usaba a la pequeña de pantalla para eludir los controles ruteros y así poder realizar en el menor tiempo posible la ruta más directa entre Posadas y la ciudad de Córdoba, donde la droga iba a ser despachada, según se investigó.

Al momento del operativo, desde Posadas la madre de la niña tampoco brindó muchas esperanzas sobre el cuidado de la pequeña. Respondió a una empleada de la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) que no podía ir a San Francisco a buscarla, ya que en ese momento estaba atravesando un embarazo de riesgo, con orden de reposo absoluto.

La mujer dijo que no sabía que a su hija la iban a hacer viajar en medio de semejante cargamento ilegal, ya que aseguró que la abuela sólo le manifestó que se la llevaban a pasear mientras ella estaba internada por el embarazo riesgoso.

Ante esto, terminó por ser una tía la que se trasladó hacia la provincia de Córdoba para acompañar a la niña en el regreso en ambulancia hacia Posadas.

Este jueves, en el Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba, los “narcoabuelos” fueron juzgados. Carlos Casas Nóblega, el fiscal de cámara, solicitó siete años y medio de prisión para cada uno al entender que era un transporte de drogas agravado por la utilización de la menor de edad.

Entre la prueba, valoró que no existía ningún turno médico en Córdoba y que las veces que la niña necesitó una atención especial por su problema de salud desde Posadas la habían derivado al hospital Garrahan de la ciudad de Buenos Aires. Córdoba nunca estuvo en su radar sanitario. Ella y su traqueotomía sólo fueron utilizadas como una pantalla para poder eludir los controles en las rutas y así lograr transportar la importante cantidad de droga a destino.

Los esfuerzos del defensor oficial Rodrigo Altamira para intentar reducir la figura penal no alcanzaron. El juez unipersonal Carlos Lascano coincidió con el pedido del fiscal para agravar la carátula penal y terminó por imponerles el monto de pena solicitado.

No tenés permisos para ver enlaces. Conectarse o registrarse ahora.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.